Cómo hacer que el packaging sea una extensión del producto

Para cualquier empresa que venda productos, el packaging es esencial. No solo es la forma en que se presentan los productos en las estanterías, sino que también afecta a la percepción del cliente sobre la calidad del producto. Por lo tanto, es importante asegurarse de que el packaging no solo proteja y transporte el producto, sino que también sea una extensión del mismo.

Aquí hay algunas formas en que las empresas pueden hacer que el packaging sea una extensión del producto.

1. Refleja la marca: El packaging debe ser coherente con la imagen de marca de la empresa. Por ejemplo, si la marca es conocida por ser lujosa, el packaging debería reflejar ese sentimiento con materiales y diseños similares. Si la marca utiliza muchos colores brillantes y diseños llamativos, el embalaje debe seguir esa línea. En general, el packaging debe reflejar la marca y su personalidad para que coincida con la imagen que quieren retratar.

2. Evoca emociones: El packaging no solo debe ser atractivo a la vista, sino también hacer que los clientes sientan algo. Por ejemplo, el embalaje de un regalo debe ser tan emocionante como el regalo en sí. Los productos para niños pueden tener diseños divertidos que creen empatía y asociaciones asociadas a la accesibilidad. En el lado contrario, los productos para adultos que busquen la eficiencia o la eficacia pueden tener diseños que inspiren la sensación de seriedad, profesionalidad y tecnología de vanguardia.

3. Debe ser funcional: El packaging también debe ser útil para los clientes. Debe ser fácil de abrir y cerrar, y debería proteger el producto durante su transporte. Además, aquí puede ser interesante diseñar el packaging para que el producto pueda devolverse a su estado original una vez que se ha quitado. Muchos clientes no saben qué hacer con los envases una vez que se han quitado, entonces si deseas que sea memorable puede convertirse en algo útil, tanto si es en un jarrón una vez que la botella de vino ha sido retirada o en un recipiente para guardar cajas de té después de haber consumido todas las infusiones.

4. Debe ser respetuoso con el medio ambiente: Cada vez es mayor el número de conciencia de clientes para una conciencia y sostenibilidad en la ecología del planeta. Es hora de asumir un cierto compromiso, teniendo en cuenta el cuidado al medio ambiente. El embalaje no solo debe ser funcional, sino también ser amigable con el medio ambiente. Esto puede implicar utilizar materiales reciclados o biodegradables.

5. Debe proteger el producto: El embalaje es la forma en que el producto llega al cliente, por lo que es importante que esté en perfectas condiciones. El packaging debe estar diseñado para proteger el producto de daños durante el transporte. El tamaño, peso y forma de la caja o envoltorio deben considerarse cuidadosamente para asegurarse de que proteja los productos, ya sea mermeladas o electrodomésticos.

6. Separa tu producto de la competencia: Los compradores pueden encontrar muchos productos similares en las tiendas. Por lo tanto, es necesario diseñar un packaging que destaque del resto. Ya sea a través de un diseño único, una forma peculiar o incluso una textura que llame la atención, los consumidores no deben tener problemas para detectar entre productos que se parecen demasiado.

7. Muestra las características del producto: A través del embalaje, los compradores deben poder saber el contenido del producto y, en algunos casos, sus características específicas. Por ejemplo, el packaging de muchos productos alimentarios destaca las ventajas nutricionales o de preparación. O si vendemos productos tecnológicos, en el embalaje debe destacar las características como la velocidad, el almacenamiento interno y otros elementos similares.

8. Describe el contenido: Algunos productos pueden tener contenido que no sea obvio para el comprador y es importante destacar la información relevante en el packaging. En la mayoría de los casos, la etiqueta debe indicar lo que es el producto, como sus medidas o su contenido. Esto es especialmente importante para los alimentos, donde los ingredientes deben ser listados de manera clara y precisa para evitar cualquier problema de salud o alergias.

El packaging puede ser una excelente manera de expandir y dar vida a los productos incluso antes de que los clientes los vean en la tienda. Además, debe ser una forma de transportarlos. Por lo tanto, es importante tener en cuenta todos los detalles antes de empezar a diseñarlo. Si se tiene en cuenta los puntos mencionados, el packaging puede hacer que tu producto sea más atractivo para el cliente, protegido durante su transporte, fácil de usar y respetuoso con el medio ambiente.